Cuando tus amigas se convierten en tu peor enemigo.

Hoy voy hacer uso de algunos refranes que son una gran verdad en algunas ocasiones. Esos refranes son:  “la confianza da asco”, “la familia y amigos son los peores”, “tengo de todo como en botica”…

Puede que al leer las primeras palabras del blog no entiendas de que va… pero si te digo que mis amigas y familiares (del genero femenino) me vuelve loca cada vez que van a un evento… puede que ya sepas por donde van a ir los “tiros” de este blog.

Si algo tienen claro desde que saben que tienen un evento, es que van a llevar piezas mías. Ahora, otra cosa es cuando van ellas a elegir las prendas que se van a poner. Tengo de  las que meses antes empiezan a enviar capturas de pantallas que ven en internet de posibles vestidos, pero una semana antes del evento, siguen sin nada… la que se compra dos vestido porque los ve en rebajas, pero realmente no sabe porque se los ha traído y nunca se los llega a poner… la que se lleva meses antes diciendo ” tengo que ir a buscar un vestido para la boda” y dos días antes quiere encontrar su vestido ideal… la que por no comerse la cabeza se trae lo que no le gusta y la noche antes de la boda se arrepiente… y luego está mi hermana, que un año antes del evento sabe lo que se va a poner.

En el momento que tienen vestidos son felices, me llaman y me dicen “¡tengo vestido!” Y es cuando yo pienso “venga… que tengo de todo como en botica y solo quedan dos días para el evento”. No se lo digas, pero en ocasiones se convierten en mi peor enemigo. Hoy las tornas van a cambiar. Voy a ser yo la enemiga de ellas… Perdona el inciso, “hola amigas, primas, hermana… este post os lo dedico”

Hace un par de semanas una de ellas fue a una boda, llevaba desde antes de verano contándonos en el chat de amigas que tenia que ir a ver algún vestido para la boda. Hace un par de meses se decidió ir a una tienda de prendas para eventos, ese día se trajo dos vestido. Las demás del chat pensábamos que se pondría alguno de esos hasta que que una semana antes de la boda se le ocurre decirnos que los compró por comprar… pero que no le gustan ninguno de los dos, es más uno no es ni de su talla. Pero lo mejor es que la tienda la quitaron y en su ropero tiene ella colgado los dos vestidos para limpiarles el polvo de vez en cuando.

Después de darle mil y una vueltas en el grupo decide que se va a poner un vestido que ya tenía pero que le quería meter color. La siguiente frase del chat era exclusivamente para mi, quedaban tres días para la boda y había que darle color a ese outfit.  Es cuando pienso “la confianza da asco”. Encima debo decir que “N” es una clienta exigente y no se conforma con todo, primero tengo un no por respuesta, luego lo visualiza y llega el si.  Ella también le tiene que dar vuelta a los complementos y verlo todo muy claro.

A” se lleva meses mirando “modelitos en instagram” pero en ningún momento hace el amago de hacerse con alguno de ellos.  A ella le gusta el riesgo. Días antes del evento se da cuenta de que todas esas prendas tan monas, por una cosa u otra, ya no son factibles y llega el momento SOS.  Solo existen dos opciones, tirar de armario o comprar el primero que veas y que sea verdaderamente factible.  Ella es menos “delicada” que “N” para los complementos, además, como para eso si es previsora tiene un juego de peinecillos y pendientes en forma de libélulas que le hice en una ocasión y de los cuales está enamorada. Se los pone siempre que puede.

Mi hermana la podría denominar la previsora. Un año antes sabe lo que se va a poner, pero como sabe que yo le hago lo que quiero, tengo que ser yo la que este detrás de ella preguntándole ¿quieres esto?¿quieres lo otro? Y ella nunca sabe lo que se va a poner hasta dos días antes… vamos que pasa del tema, aunque es como “N“, es clienta pesada.

Tengo a “C”, ” L”, “A” … pero no es cuestión de llevarnos aquí todo el día hablando de como me tratan mis malvadas amigas.

Debo de decir que esto lo escribo con el permiso de ellas, no soy tan malvada como para contar parte de nuestras vidas privadas sin sus consentimientos. Creo que los chat de amigas se crearon para unir los armarios de todas y poder sacar el look perfecto para la que le toque ir a un evento en ese momento sea la invitada ideal.

Cuando de amigas se trata no importa que tengamos diferentes tallas, que se les antoje unos pendientes el día antes o aun peor… que quieran llevarse mi bolso de latón, que mas bien parece de oro de como lo cuido. Se que si fuera al revés ellas también lo harían por mi.

P.D- Como comprenderás este post va sin fotos porque si no creo que me retirarían la palabra. jaja

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s