“Un tocado desde otro punto de vista”

Hoy he querido que conozcáis el proceso de elaboración de un tocado, en el post de hoy os comentaré los elementos básicos a tener en cuenta.

Para comenzar os definiré que es un tocado, aunque no dudo que tod@s lo tendréis claro. Tocado se le llama a cualquier pieza que se lleve en la cabeza ya sea pamela, casquete, diademas, coronas, pañuelos… En el antiguo Egipto lo utilizaban todos sin diferencia de clase, aunque las clases más nobles utilizaban los más ostentosos.

Durante la historia han servido para diferenciar clases sociales, pero al igual que lo ha hecho la sociedad, han sufrido cambios importante. No es hasta el Romanticismo cuando se convierten en lo que conocemos hoy en día como tocado. Cada época va marcada por un estilo diferente, los estilos siempre vuelven, pero con su toque evolutivo pertinente.

Siempre he dicho que me encantaría que la moda y el protocolo de los tocados de Inglaterra fuera el mismo en España. Debo reconocer que sería feliz teniendo que ir a bautizos, comuniones, bodas y algún evento más con tocados.

¿Qué os parece si hoy vemos los tocados desde mi punto de vista, el artesanal?

Para los demás un tocado es una pieza que les ayuda a complementar su look para acudir a un evento. Para mí es mucho más. Es una parte de mí, en él va todo mi esfuerzo y cariño.

A fin de poder mostraros el proceso he decidido tomar como ejemplo, el proceso de una pamela artesanal.

Tengo que confesar que la imagen que en un principio diseño en mi cabeza no es la que termino haciendo,  siempre se produce algún cambio hacía la mejora. En esta ocasión voy a realizar una pamela de ala ancha en grisáceo claro.

Empiezo reuniendo todos los materiales necesarios para hacer el patrón: hormas, lápiz, metro… Soy un poco maniática y me gusta tener todo lo necesario a la mano antes de empezar. Por un lado corto patrones para las hormas y por el otro los bies.

Una vez que tengo todo a la mano, trato el material con los productos ( secretillo que me guardo para mí) adecuados teniendo en cuenta el resultado deseadp. Ahora es cuando para mí llega el momento de más tensión, es hora de ahormar.

 

¡Llega el terror! Estira y volver a estirar el material para que no quede ni una sola arruga. Os aseguro que hay veces que duelen hasta las manos. Ahora debo esperar a que todo cuaje.

Mientras tanto aprovecho para hacer los bies y los elementos que acompañar a la pamela, que en esta ocasión será un ramillete de diferentes tonalidades compuesto por buganvilla, gris y beige.

 

Pues cuando todo está “cuajado” toca el momento de echarle horas a la agujas y el dedal, para coser, coser y coser. Aunque hay que echarles sus horas cosiendo con mucho mimo para que esas puntadas no sean visibles, tengo que reconocer que es el paso más gratificante. En él comienzo a ver como va a quedar la pamela.  

 

 

 

 

Una vez tenida la base de la pamela el último paso llega, debo colocar los elementos que harán que sea una pieza única. En este caso se trata de una flores teñidas a manos que daban color y creaban la combinación perfecta para el look. 

 

Hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado. Si deseáis conocer el proceso de algún otro tocado, no dudéis dejarme vuestros comentarios.


Una respuesta a ““Un tocado desde otro punto de vista”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s